GADITANA FUE LA PRIMERA MURGA URUGUAYA

Por más “bochinche” que se haga la verdad es una sola
Mucho se ha hablado y se ha escrito sobre la historia y el surgimiento de la murga uruguaya, pero verdad hay una sola y se puede hallar apelando a la investigación. Así nos encontraremos con la respuesta que La Gaditana que se va fue la primera en nuestro Carnaval y apareció en 1909.

Escribe: Enrique Filgueiras (Especial para M Diario)
En Carnaval se ha cometido el error, numerosas veces, de apelar a la tradición oral y tomarla como un dogma. Así ocurrió con el insigne Juan Carlos Patrón cuando escribió para el diario El País una serie de fascículos con la historia de nuestra fiesta. Más allá de las anécdotas muy valiosas que nos narraba, incurría en una enorme cantidad de gafes en materia de fechas, algunas muy notorias, por ejemplo atribuir una año de nacimiento a La Gran Muñeca, cometiendo la paradoja que la murga ganó el primer premio antes de su aparición, según consta en la documentación oficial o la de establecer en 1906 o 1907, como el año de la irrupción de la primera murga en el Carnaval, aunque si es cierto el dato que fue La Gaditana que se va.
En la contratapa del número 39 de esta publicación, se insertaron una serie de testimonios de connotadas personalidades como Víctor Soliño, Julio César Puppo “El Hachero”, Luis Alberto Bermejo o José Ministeri “Pepino”, todos ellos hacían referencia al mismo nombre: Gaditana que se va, como la pionera.
Por su parte, el colega Xosé de Enríquez, apoyado en una documentación original de 1938 se dispuso a terminar con el mito gaditano y concluir que Don Bochinche y compañía merecía la distinción de ser la decana.
Habría que haber tomado en cuenta que el documento aludido databa de 1938 y era un petitorio para contratar un conjunto para encabezar un corso barrial, allí en la fundamentación realizada en pos de alcanzar el objetivo se expresaba que Don Bochinche y compañía era “la agrupación más antigua y la primera de nuestras murgas”. Lo está diciendo una parte interesada y tres décadas después. En realidad con ese dato muy poco se podría concluir.
El único camino posible para encontrar la verdad es apelar a la investigación. Ir a la Biblioteca Nacional y consultar los diarios de la época así nos enteraríamos que en 1908 se presentó una compañía de Zarzuelas dirigida por Diego Muñoz, en la sala del “Parque Hotel” con un singular suceso. Tanta gente acudía a cada función que una noche casi se vivió una tragedia, cuando uno de los balcones se derrumbó al no poder soportar tanto peso. En 1909, un grupo de máscaras sueltas liderado por Ernesto Guerín decidió parodiar a esa murga: la gracia desbordante de esos “locos lindos” despertó la simpatía de los montevideanos e inmediatamente los convirtió en uno de sus favoritos. Su primer local de ensayos fue en la calle Ejido, entre las actuales Colonia y Mercedes. En el desfile de Carnaval realizado en la zona del Parque Urbano (hoy Rodó) obtuvieron un premio de $ 10.00 (el dólar se cotizaba en el mercado cambiario de aquel entonces a $ 0.97, aunque parezca mentira). Otros premios obtenidos en ese año fueron el de la originalidad en el escenario ubicado en Nueva York y Magallanes, 1 libra por su música en el tablado erigido en Defensa y Carapé, una mención especial por su música en el tablado de Villa Muñoz y un segundo premio al canto en el escenario Libertad, sito en Justicia e Independencia. En el diario “La Tribuna Popular”, también puede hallarse el comentario de la actuación, con una cabal descripción de lo que era ese nuevo arte, que al año siguiente tendría ya un mayor número de cultivadores, proliferando rápidamente.
¿Qué pasaba en tanto con Don Bochinche y compañía, se preguntarán? El título efectivamente surgió en 1907 pero, presentándose a concursar en una categoría denominada “Al conjunto”, conformada por un coro de veintisiete o veintiocho personas (el número varía según la fuente) y una orquesta de más de diez músicos, evidentemente eso no era una murga. El conjunto tuvo bastante poca repercusión popular y desapareció durante algunos años, para luego retornar, ahora sí como murga, logrando obtener en 1919 y 1921 el primer premio en dicha categoría. Dice un viejo refrán: “Al César lo que es del César” y a “La Gaditana que se va”, el mérito de haber sido la primera murga uruguaya.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *