LA HISTORIA DE LOS PARODISTAS

Los favoritos de las jovencitas

Uno de los máximos atractivos que posee el Carnaval es el de la eterna puja entre los diferentes conjuntos, transformándose cada espectador en un apasionado hincha. Así como en el fútbol el eterno duelo es entre Nacional y Peñarol, en parodistas han sido entre “Negros Melódicos” y “Fígaros Armónicos”, “Los Gaby’s” y “Los Klaper’s”, sin olvidar algunos “convidados de piedra” como “Los Sandros”, “Los Tamberitos” o “Los Walker’s”. En la década del noventa y los primeros años del nuevo siglo, otros son los nombres. “Adams”, “Momosapiens”, “Crazy’s”, “Espantapájaros de Medianoche”, “Los Dundee’s” “Zíngaros”, “Valentinos”, “Nazarenos”, “Antifaces” y “Jacquet’s”.

Escribe: Enrique Filgueiras
El término “parodistas” fue utilizado por primera vez en 1871 por un conjunto bautizado como “Los Ocurrentes”, aunque hubo que esperar 68 años para que se consolidara la especialidad.
En 1939, Ramón “Loro” Collazo concibió un quinteto conformado por cinco morenos dotados de excelentes voces que, con un cuidado ajuste coral y con gran desparpajo, parodiaban una serie de canciones norteamericanas de moda en la época, entonadas en un inglés muy particular, salpicado con palabras criollas provocadoras de constante hilaridad, se inscribieron como “Máscaras sueltas” y tuvieron un éxito arrollador. Su nombre “Parodistas de Chocolate”.
En 1944 nació la categoría “Parodistas” aunque con una concepción diferente a la actual, ya que estaba limitada a un número reducido de integrantes (tres o cuatro). En 1948 se subdividió en tres modalidades, de acuerdo a la cantidad de sus componentes, para concluir en 1950 con su forma definitiva.
A la parodia de canciones se le agregaron breves esquicios y monólogos, basados en temas tan disímiles como “una peluquería”, “un teléfono”, “la televisión” o “La coronación de Los Beatles”. En esos primeros años, “Negros Melódicos” y “Figaros Armónicos”, ambos nacidos en el barrio La Comercial, disputaban la hegemonía, con otros títulos que también aspiraban al éxito como “Los Tamberitos”, “Los Chevalier’s”, “Caras y Caretas”. Se caracterizaban por cantar acompañados de guitarras criollas, su rostro tiznado y coreografías al estilo Fred Astaire, acompañados siempre por un bastón. Sus parodias, normalmente, no excedían los cuatro o cinco minutos. En 1967, “Negros Melódicos” –en la que fuera su última incursión en el Carnaval- sorprendió con una novedad, la cual rápidamente fue incorporada por sus competidores: El acompañamiento orquestal, que jerarquizó una de sus grandes parodias: “La novicia rebelde”.
En 1969, “Los Sandros” aparecen en escena, con un singular brío revolucionando en lo conceptual de las parodias y en el cuidado escénico dejando el camino fértil para el gran cambio.

La revolución en el parodismo

En 1973 irrumpen Los Gaby’s y el parodismo cambiaría radicalmente: Espectáculos cuidados hasta el mínimo detalle, la incorporación del baile moderno, marcaciones en el trabajo escénico, gran despliegue de vestuario y escenografía, con parodias inolvidables como “Cabaret”, “Mary Poppins”, “Juan Salvador Gaviota”, “Gandhi” o “Nosferatu”. Con brillantes elencos, con figuras de la talla de Miguel “Pendota” Meneses, Mario Fossatti, Ricardo Correa, Carlos Nípoli, José “Pepi” García, Miguel Villalba, Fernando Couto, Daniel Sastre, Horacio Rubino, Carlos Viana, Ricardo Aulet, Ricardo Gaitán, Ariel Sosa, Fernando “Pichu” Stranneo y sería una lista interminable, con arreglos de Jorge “Baby” Sansone y José Luis Loppretti, los vestuarios de Juan Mascheroni y los maquillajes de Rosario Viñoly.
Dos años más tarde, Alejandro “Buby” Benítez, uno de los fundadores de Los Gaby’s decide emprender un nuevo rumbo y crea “Los Klaper’s” y se convirtieron en acérrimos rivales, con inspirados libretos y una sorprendente selección musical, impactaron con creaciones como “Conventillo Superstar”, “El mago de Oz”, “Drácula”, “El cuerpo humano” o “Buck Rogers en el siglo XXV”. Allí nacieron figuras como Carlos “Bananita” González, Carlos Viana, Fernando Grobba, Horacio Rubino, Luis Alberto Carballo, Julio Sánchez, Sergio Matta, Gervasio Prattis y tantos otros que le pusieron su sello de calidad.
A principios de los ochenta, Javier Emilio Sacco creó al tercero en discordia “Los Walker’s”, que en 1983 rompió el “tuya y mía” de “Los Gaby’s” y “Klaper’s”, con la parodia “Pinocho”, protagonizada por Ariel Sosa y que le dejara su seudónimo de por vida, allí también estaba Aldo Martínez, Daniel Lobo, Héctor Marega… En 1987 obtuvo por última vez el primer premio, en esa ocasión contando con textos de Enrique Almada y la labor descollante de Carlos “Bananita” González.
En 1984, Hugo Ligrone nos trae un nuevo grande “Adams”, trabajando sin intervalos, desterrando para siempre los intermedios musicales con cierre de telón, entre cada tramo de la actuación. Parodias como “Frankestein”, “Los intocables”, “Dick Tracy”, “Martín Fierro” y “Las jaulas de las locas”, forman parte del mejor recuerdo, protagonizadas por Luis Alberto Carballo, Cacho Denis, Gustavo Maritato, Pablo Cánepa, Máximo Tenuta, Víctor Cocina, Daniel Sastre, Gustavo Denis, Enrique Vidal, entre otros.
En esa misma década del ochenta, es imposible omitir títulos como “Los Kompis” (de Mario Ríos y Ricardo Rodríguez), “Caras y caretas” (con la dirección de Milton Mendieta y libretos de Cacho De la Cruz) y “Los Sandros” (con su “Alcalde de Zalamea” sostenida por el talento de Néstor “Tito” Prieto y luciendo una juvenil Mónica Santos).

De los noventa al presente

En estos últimos años los espectáculos de parodistas se siguieron transformando, de aquellas páginas originales que no excedían los cuatro o cinco minutos, se pasó a la parodia de novelas, películas o programas de televisión que llegaron a durar hasta cuarenta o cincuenta minutos… casi una obra de teatro.
En 1992 asoman dos nuevos títulos: “Espantapájaros de medianoche” (de Eduardo “Tanito” Di Lorenzo junto a Gilda Gutiérrez) apostando fuerte a temáticas autóctonas y “Momosapiens”, llamado a transformarse en uno de los bastiones de la categoría, dirigido por Horacio Rubino; ya en su primer año impactaron con “El nombre de la rosa” (de Fernando Schmidt y Andrés Tulipano), con un grupo de actores seleccionado: Miguel “Pendota” Meneses, Fernando “Pichu” Stranneo, Jorge Medina y Horacio Rubino, entre otros; con el devenir del tiempo llegarían otras realizaciones como “Artigas”, “Sacco y Vanzetti”, “Billy The Kid”, “La madre Teresa”, “Jesucristo”, “Vaimaca”, etc., con planteles que descollaron con las estilizadas puestas en escena de Roberto Romero, las novedosas coreografías de Marcos Cabrera, los chispeantes libretos de Rubino y talentos como Darwin Pirri, Aldo Martínez, Javier Fernández, Ariel Sosa, Daniel “Nono” Cabrera, Carlos Viana, Raúl Sánchez, entre otros.
Tras una breve incursión como humoristas en 1994 “Los Dundee’s” se suman al parodismo con “Pendota” Meneses, Daniel Sastre, Javier Fernández y Fernando Couto, como algunos de sus referentes, alcanzando el primer lugar en 1995.
En el 95, Ariel Sosa pone a la consideración del público a “Zíngaros”, debutando como libretista Luis Carballo con “Gatica”. En el siglo XXI llegaría su consolidación definitiva con los triunfos del 2003 y 2004, con actores como Cacho Denis, “Pendota” Meneses, Aldo Martínez, Luis Muniz, Martín Souza, etc. las revolucionarias coreografías de Gustavo Pérez y un grupo de jóvenes que hacen delirar al público femenino.
Valentinos debutó y ganó en 1996, un conjunto liderado por Miguel Villalba, Carlos Viana y Gervasio Prattis, con una corta trayectoria pero muy recordada con parodias como “Obdulio” Varela o “Gardel” (ambas protagonizadas por Miguel “Pendota” Meneses y “Evita” (con un excelente Aldo Martínez).
En el 2000 se producen dos debuts “Crazy’s” (de Fernando Couto, quien más allá de brindar muy buenos espectáculos no hallaron su recompensa en el concurso) y “Nazarenos” -otro título que se convertiría en bastión de la categoría- con la familia Villalba en pleno (Miguel y sus hijos Leonardo, Fabián y Sebastián), acompañado por luminarias como Carlos Viana, Ricardo Aulet, Cacho Denis, “Pendota” Meneses, Gustavo Maritato, Luis Alberto Carballo, Aldo Martínez, Miguel Becchi, Alejandro Hernández y algún joven talentoso y además capaz de captar las preferencias femeninas como Fabricio Viera. Entre sus parodias, vale recordar “La naranja mecánica”, “Ramón Collazo” y “Los Tres Chiflados”.
En el 2003, tenemos dos nuevos integrantes en el parodismo: “Jacquet’s” (de Artigas Contreras y Juan Carlos Muiño), apostando siempre a planteles de fuste (Luis Alberto Carballo, Cacho Denis, Jorge Medina, Javier Fernández, Daniel Sastre, Wálter Brilka, Marcel Keoroglián, Víctor Cocina, Alejandro Hernández y jóvenes con proyección como Robert Díaz, Sergio Morales y Sergio Denis), con parodias como “El padre de la novia”, “Chueco Maciel”, “Franco” y “Padre Cacho”. El segundo título: “Antifaces”, llegados de Paysandú y considerado por el Jurado como una de las revelaciones del certamen, aportando conceptos renovadores en la puesta en escena y la coreografía, con creaciones exitosas como “Anna y el rey”, “El sitio de Paysandú” y “Juan Pablo II”, aportando nuevos valores como Andrés Cairo, Pablo Coll, Pablo Miranda y Giorgina Giamberini.
En el 2006, surge la última revelación “Gurrumines”, dirigido por Mario Orta, hijo del inolvidable “Tucho”, con el aporte de algunos “sabios del parodismo” como “Pendota” Meneses, Nino Ibáñez, Raúl Sánchez o Fernando Serra y un elenco juvenil, que le trajo frescura a la categoría: Fernando Vannet, Marcos Lacaze, Martín Souza, Maximiliano Orta, Matías García, Damián Luzardo, entre otros, con textos de Leonardo Preziosi.

Los ganadores en el concurso oficial

1939 Parodistas de Chocolate
1940 Parodistas de Chocolate
1942 Parodistas de Chocolate
1943 Parodistas de Chocolate
1945 Parodistas de Chocolate
1944 Trío Santomar
Como Máscaras sueltas: Humoristas del Betún
1945 Trío Santomar
Como Máscaras sueltas: Parodistas de Chocolate
1946 Trío Santomar
1947 Trío Santomar
1948 Entre 2 y 3 Componentes: Trío Santomar
De 4 a 7 Componentes: Los Charoles
Más de 8 Componentes: Humoristas del Betún
1949 De 2 Componentes: Dúo Cómico Santomar
Más de 12 Componentes: Fígaros Armónicos
1950 Humoristas del Betún
1951 Negros Melódicos
1952 Negros Melódicos
1953 Negros Melódicos
1954 Fígaros Armónicos
1955 Negros Melódicos
1956 Fígaros Armónicos
1957 Negros Melódicos
1958 Negros Melódicos
1959 Fígaros Armónicos
1960 Los Chocolates
1961 Los Chevalier’s
1962 Fígaros Armónicos
1963 Parodistas de Chocolate
1964 Negros Melódicos
1965 Negros Melódicos
1966 Los Filarmónicos
1967 Negros Melódicos
1968 Los Tamberitos
1969 Los Tamberitos
1970 Los Sandros
1971 Los Sandros
1972 Los Sandros
1973 Los Gaby’s
1974 Los Gaby’s
1975 Los Gaby’s
1976 Los Gaby’s
1977 Los Klaper’s
1978 Los Gaby’s
1979 Los Gaby’s
1980 Los Klaper’s
1981 Los Gaby’s
1982 Los Klaper’s
1983 Los Walker’s
1984 Los Walker’s
1985 Los Gaby’s
1986 Los Gaby’s y Los Walker’s
1987 Los Walker’s
1988 Adams
1989 Los Gaby’s
1990 Los Gaby’s
1991 Adams
1992 Los Gaby’s
1993 Los Gaby’s
1994 Adams
1995 Los Dundee’s
1996 Valentinos
1997 Valentinos
1998 Momosapiens
1999 Adams
2000 Momosapiens
2001 Momosapiens
2002 Nazarenos
2003 Zíngaros
2004 Zíngaros
2005 Nazarenos
2006 Momosapiens
2007 Jacquet’s
2008 Zíngaros
2009 Zíngaros
2010 Zíngaros

Nota: Este material es propiedad intelectual del autor y está amparada en las reglamentaciones vigentes, para su utilización deberá solicitarse la autorización pertinente.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *