CARNAVAL Y TEATRO INTERRELACIONADOS

Séptima entrega de la autora, de este ciclo de notas que escribió para Ultimas Noticias y que fueron publicadas durante enero de 2000, como parte de la cobertura que realizaba Carnaval del Futuro en ese prestigioso medio.

Autor: Angela Farías
Los grupos y gente de teatro paulatinamente fueron arribando al carnaval logrando imprimirle a los espectáculos, otra tónica más dinámica y disciplina. Pero ellos también tomaron del carnaval, la espontaneidad y capacidad de recursos frente a un error. Tanto es así, que la declamación o impostación de la voz, características del teatro considerado erudito o académico, sé a dejado, adoptando un lenguaje común y similar al que se utiliza en Carnaval. Con la salvedad que la gente de teatro se ha integrado con muy poca resistencia por parte de los integrantes de la corriente popular carnavalesca. Tanto es así que a partir de la incursión de técnicos, vinieron los reconocimientos monetarios, destaques periodísticos, menciones a nivel del concurso y en casi todos los casos, la aceptación del publico en general. Pero esto no acontece cuando un carnavalero nato pero con grandes condiciones histriónicas pretende incursionar en el ámbito teatral. Esto que hoy es una fuente de ingresos para un inmenso sector de nuestro pueblo. Es sabido que tanto él público como los componentes no tienen institución que los represente. Otra razón por la cual quiero que reflexionemos juntos. Quien puede asegurar que podemos ser definitivamente esto o lo otro, todos los días estamos viendo que quien fue tu jefe mañana es tu empleado o viceversa, cuantos integrantes pasaron a ser directores y estos en algunos casos volvieron como técnicos o componentes a integrar las filas de otro conjunto. Entonces como no vamos a comprender la situación o posición de todos en general.
Cuando asumimos el ròl de directores, tuvimos la responsabilidad de guiar a un grupo hacia un mismo objetivo, respetando su individualidad como ser único al servicio de un grupo. Aún hoy a unos cuantos años que dejamos de salir con “Uruguay Show” aun me resulta difícil utilizar las palabras adecuadas y que no sé mal interprete. Reconozco que por momentos fuimos el cerebro y en otros el corazón, funcionando juntos y por separado cuando las distintas situaciones así lo requería, Integrada emocional y cerebralmente a ese cuerpo de técnicos e integrantes que en sus vitales funciones y actividades, ponían lo mejor de sí y todos al unísono y por separado ensayaban sus movimientos hasta ensamblarlos en el conjunto. Pero quien fue la columna vertebral, erguida y flexible que proyectaba la unidad de ese conjunto fue mi esposo, él nos sostenía y todos confiábamos en que su flexibilidad partía de su seguridad para contenernos. Esta descripción poco ortodoxa, de como funcionábamos pretende demostrar, que nuestro pequeño dedo meñique del pie, es posible que sea él mas ignorado, salvo cuando nos aprieta el zapato, pero a quien se le ocurre amputarlo, es probable que cambiemos los zapatos por un numero mas. Cuando nosotros valoramos lo pequeño, nos estamos preparando para acceder a lo mayor. Por que un grupo es como una institución y lo que hagamos con ella es en proporción lo que queremos para el país y en definitiva pautamos la sociedad que deseamos.
Si en definitiva, fuimos mas alumnos que maestros, por que fue mucho más lo que escuchamos que lo que hablamos, y por eso aprendimos mas de lo que enseñamos. Éramos conscientes del amor que dimos por que fue y es incalculable el que recibimos, seguros de todo lo que hacíamos, Agradeciendo a Dios por habernos puesto en el mismo camino. La disciplina se impartió con el ejemplo siendo los primeros en llegar y los últimos en irnos. Sabíamos de sus penas y alegrías por que todas las compartíamos, pero obligándonos siempre a no regodearnos en el dolor, tratando en todo momento elevar las miras. Por ese entonces creíamos que algún día el Carnaval, estaría entre los temas de interés nacional, así como hoy existe el fondo nacional de la música. También hoy tenemos una ley que pronto se discutirá y aprobara el parlamento. Lo creíamos entonces y lo reafirmamos ahora. No tenemos dudas que sumado al atractivo de nuestra franja costera, el carnaval en pleno periodo veraniego es un incentivo más que le estaríamos ofreciendo a los turistas. (continuará)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *