Diario de un Fuera de Concurso (2)

Tampoco voy a hacer chistes de gente de campo, es una forma de discriminación hacia una minoría étnica, o geográfica. Sería como hacer humor con la religión, una forma de ofender los sentimientos de fe. Creo que ya me toca. El jurado debe haber ido al baño. Estoy tranquilo. Me preparé mucho para este momento. En cuanto supe quienes lo integraban busqué sus perfiles en Facebook. Todo está ahí. Analicé bien que les hace gracia, que tipo de humor comparten, se puede ver si les gustan los animales y sus preferencias políticas. Tengo algo para cada uno, un chiste especial, teledirigido, acorde a sus sensibilidades. Sería muy frustrante no pasar. Tendría que seguir con los monólogos en fiestas privadas y esperar todo otro año para llevar adelante mi plan. O peor, decirle que si a los parodistas esos que salen a ganar. Dice que hacen la biografía de alguien. Me pudren las biografías. Si fuera jurado los eliminaba por salirse de los fundamentos de la categoría. Se supone que deben “parodiar” y esta gente vive haciendo homenajes. Además dicen que tienen un cuadrazo. Se creen el Real Madrid, que dicho sea de paso es la confirmación de que un cuadrazo puede jugar cada día peor. Mi duda era si era… (¿Era si era estará bien dicho?)… hay que ser exigente… en todo caso, mi duda es si conviene, en la prueba de admisión, mostrar tus verdaderas intenciones, porque yo las mías las tengo claras. Voy a hacer unos pesos y a la vez demostrar una teoría que vengo estudiando hace años. Como tarda esta gente, que falta de respeto. Hablando de respeto, voy a sacar los chistes sobre las drogas. Es medio hipócrita que haga una crítica sobre eso justo después de esnifar cocaína. Estoy muy enganchado a esa porquería, parte del dinero que voy a hacer lo usaré en una clínica para limpiarme, y luego si, pontificaré sobre las drogas y sus desgracias, que son muchas, desde sanitarias hasta económicas. A último momento decidí no sacar el muñeco (no sean mal pensados) Hice bien en eliminar los chistes sobre corrupción política, todos los grupos de hoy tocaron el tema, es carne fácil, la gente debe estar podrida. Lo bueno sería hablar de algo de lo que no se puede hablar. Creo que me voy a centrar en los chistes verdes. Aunque son en general machistas y homófobos, o plantean las relaciones de forma exclusivamente heterosexual y patriarcal, usan términos obsoletos como “cuernos” o reducen el “deseo sexual” a una forma de “apetito”, sin vínculo afectivo alguno. Ahora sí, creo que ya me toca. Voy a seguir mi plan.

 

Joaquín DHoldan

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *