Los Muchachos y Cayó la Cabra serán grandes animadores del certamen

Los Muchachos 2018 - Primera rueda

Los Muchachos. Un arranque espectacular de la categoría parodistas, con un conjunto que no descuidó el menor detalle. (Foto: © José AriSi – www.carnavalenfotos.com.uy)

C 1080 visualmente es de lo mejor que se ha visto y Supernova deberá mejorar y mucho, para ser competitiva.

Autor: Gabriel Méndez

Supernova

Llegó al concurso con el firme propósito de demostrar que su clasificación en noviembre estaba justificada.

Con un elenco juvenil proveniente de la comedia musical la revista planteo una historia absurda pues,  al chocar una nave espacial con la tierra lo hace en Uruguay y esto podría ser aprovechado para posicionar al país en el mundo a través de la noticia.

Dos personajes (Marcianos le dicen ellos mismos) que emiten solamente sonidos guturales son los protagonistas de esta historia y eso le quita contundencia ya que la falta de texto en ellos se torna por momentos insostenible.

Para sus intereses esta noche fue un calvario ya que en el segundo acto se lesiona una de sus bailarinas lo que le impide proseguir en escena lo que marcó un punto de inflexión en el cuerpo de baile que no logró el rendimiento que se pretendía.

Algunas buenas actuaciones de los cantantes que también soportaron accidentes como micrófonos que no estaban abiertos, tropiezos con los monitores etc.

Una primera rueda demasiado accidentada para un grupo con poca experiencia que sacó la actuación como pudo.

Indudablemente esperamos que en la segunda rueda puedan redondear mejor su propuesta y alcancen un nivel mejor que el mostrado pues en una categoría que se torna competitiva perdió mucha rueda.

C 1080

Regresaba al Ramón Collazo como una de las firmes candidatas a animar la categoría.

“Música Negra” es una belleza visualmente hablando y un placer escuchar musicalmente a esta compara que sigue en su evolución,  rompiendo moldes y derribando muros estereotipados.

Desde el comienzo la comparsa se dedica a narrar la ancestralidad con una fineza y una estética excelentemente bien lograda.

La historia de la negritud desde la influencia de los Moros en Sevilla, la llegada de esclavos y su bagaje de tradiciones adaptadas a nuestras tierras para luego mostrar el conventillo y sus códigos.

Todo en clave de candombe, pasan los minutos y uno ni se da cuenta pues lo visual es altamente atrapante y lo musical cautivante.

Un numeroso cuerpo de baile que ajustadamente desarrolló su trabajo con el aporte permanente de varios tamborileros que se suman a las coreografías dando un marco de inclusión altamente efectivo.

Que podemos decir de la cuerda de tambores que ustedes no sepan, simplemente un placer escuchar a esos músicos interpretar distintos ritmos, distintos cortes y demostrando que son la savia nueva de la vieja escuela del Barrio Sur.

En resumen otro gran año de este título que viene con serias intenciones  de dar pelea hasta el final, falta mucho pero plantó imagen y eso es muy importante.

Los Muchachos

Prometieron volver y cumplieron, se fueron campeones y necesitaban demostrar que la triste ausencia y el deseo de vuelta por parte de su hinchada no fueron en vano.

Arrancó la categoría de parodista y no podía tener mejor comienzo pues con lo mostrado por este grupo queda claro que seguramente estemos frente al mejor año de un tiempo a esta parte de una categoría que necesita de competencia en serio.

Luna de Avellaneda y la Vida de Cacho de la Cruz son las parodias elegidas en un estilo que este grupo maneja a la perfección y la da identidad. El cruzamiento de historias, entrelazar las parodias en las mismas escenas tienen un impacto que logra atrapar a la platea.

Estéticamente el conjunto es impecable, el vestuario, la escenografía, la iluminación, todo está al servicio del lucimiento de un texto que tiene momentos muy bien logrados y actuaciones individuales que rayan la excelencia.

Emoción, nostalgia, humor, canto, baile son los condimentos que utiliza este grupo para cocinar un producto final de un nivel altísimo que el público reconoció con su permanente participación desde los aplausos, cantando las canciones y poniéndose de pie para ovacionar al conjunto cuando se despidió.

Un gran trabajo de este grupo que deja la vara muy alta y será responsabilidad de sus rivales intentar opacar un show que fue de lo mejor que se ha visto hasta el momento.

Cayó la Cabra

Entendió el juego del concurso luego de algunas temporadas, comprendió que para estar en la conversación de la categoría hay que cantar muy bien, tener textos fácilmente comprensibles por parte del público y ser creativos a la vez.

Todo eso lo tiene esta murga y en esta temporada que, definitivamente se pone los pantalones largos y sale a competir de igual a igual con las más pintadas.

Un tremendo espectáculo donde no queda nada librado al azar, el vestuario (increíble), el maquillaje y la ambientación escénica dan un toque de calidad a un texto que tiene todo lo que se le puede pedir a una murga, critica, ironía, actualidad, humor y mensaje sutil, un combo que lo puede depositar en posiciones que pocos esperaban al comienzo de la temporada.

¿Todo esto significa que resignó identidad? Para nada siguen siendo “Las Cabras” de siempre pero con una madurez que le veníamos (humildemente) reclamando desde hace algunos años.

Demostraron que se puede armar un espectáculo creativo sin subestimar al público pero,  llegándole de una forma más directa, más comprensible para todos y no esperando que la entelequia carnavalera lo llene de elogios por el solo hecho de ser distintos o por lo menos parecerlo.

Un gran año de este conjunto que, definitivamente se convierte en una referencia de aquí en más y esperamos ver quiénes serán sus rivales de turno.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *