Doña Bastarda ya no es mito

Cyranos nuevamente tiene un espectáculo sólido, House puede mejorar y La Carpintera Roh reivindicó elección sexual.

Autor: Gabriel Méndez

Fotos: Gabriel Zirolli – https://www.instagram.com/carnavalfuturo/).

 

House

Tenía la enorme responsabilidad de suplir la dupla de actores que fueron pilar del conjunto en temporadas anteriores, pudo elegir cambiar el estilo pero, optó por mantenerlo y darle la responsabilidad a jóvenes talentos que hicieron todo lo que estuvo a su alcance para sacarle el mayor provecho a un texto que no tenía la contundencia necesaria.

Tal cual es su costumbre la revista se presentó con una buena apertura de telón, escenografía y vestuario muy colorido terminado el una alfombra blanca con el logo del conjunto.

El cuerpo de baile cumplió muy bien su cometido superando lo presentado en la temporada pasada donde éste, fue su talón de Aquiles.

Nuevamente el volumen de la orquesta impidió comprender correctamente las interpretaciones vocales y el coro, por suerte fue mejorando un poco en el transcurrir de la función.

Un conjunto que no deja nada al azar utilizó ese argumento como pretexto para desarrollar su espectáculo el cual fue disfrutable.

Un aparte merecen los actores Denisse Caseaux y Matu Venau que a pesar de no ser reconocidos por el gran público carnavalero desarrollaron su tarea como si tuvieran años gastan suela en el Collazo.

En resumen una correcta pasada de esta revista que siempre llega con pretensiones y deberá esperar a sus rivales  para saber hasta dónde se puede ilusionar.

 

La Carpintera Roh           

Cuando dio la prueba clasificatoria en noviembre presentó una ínfima parte de su repertorio aunque dejó claro cuál era su cometido en esta temporada.  “La libertad” es el título del espectáculo tomando la elección sexual como argumento para su reivindicación.

Personalmente me pareció una excelente idea pero teniendo en cuenta los derechos ganados en estos últimos años sentí que era atemporal aunque, es claro por lo que pasan quienes deciden elegir un género que no coincide con el biológico y que como sociedad tenemos que seguir creciendo, protegiendo y fundamentalmente ganando derechos para toda minoría.

Musicalmente la notamos poco candombera, mucha fusión melódica lo que le quitó brillantez a este rubro.

Un vestuario acorde a lo representado y fundamentalmente una puesta en escena altamente disfrutable.

En resumidas cuentas un espectáculo jugado conceptualmente, reiterativo por momentos pero reflexivo en su contenido.

 

Cyranos   

 

Es el último campeón y eso pesa mucho en carnaval, el respeto ganado por propios y extraños le permiten algunas “licencias” que a otros lo condenarían.

El espectáculo fluye muy bien aunque los primeros minutos no tienen la contundencia del resto.

En el momento que aparece la murga interpretando el cuplé de los humoristas y de ahí en adelante es una aplanadora.

Destacar también el recurso de que sea el público quien remate los chistes con una Jimena Vázquez liderando ese cuadro en forma notable.

Un conjunto que canta mucho y hace reír cantando con voces muy destacadas como la de Virginia Fernández y Gabriel “Toby” Morgade que, se metieron el publico en el bolsillo.

Un vestuario muy creativo y una escenografía muy bien pensada y excelentemente concebida.

Pensamos que este espectáculo puede rendir mucho más con algunos ajustes (por ejemplo el volumen de la batería) y si eso se logra tiene la chance intacta para, nuevamente llegar a  marzo con esperanzas de alcanzar una nueva conquista aunque, tiene rivales de enjundia.

 

Doña Bastarda

Fue la revelación del carnaval pasado y llegaba con una mochila que no cargó la temporada pasada.

Sus incorporaciones, una producción más importante y los antecedentes hicieron que a este conjunto se lo esperara con muchas ansias.

Evocando la antigua Grecia y reconociendo a los padres de la democracia la murga nos introduce en un show murguero altamente disfrutable.

Las discusiones en el ágora son desopilantes sin restarle actualidad y apelando siempre a que la memoria permitirá a los pueblos garantizar su futuro.

Un coro que respondió a la exigencia con solistas que en cada oportunidad que salieron al micrófono logran su cometido.

Destacar dos momentos fundamentales del espectáculo, el cuplé “alegoría de caverna” es de lo mejor que se vio hasta el momento  en el Teatro de Verano y una despedida como para encuadrar.

Un vestuario fastuoso excelentemente complementado con el maquillaje, buena ambientación escénica y un gran juego de luces.

Lamentablemente para sus intereses se pasaron 13 segundos del tiempo permitido y tendrán una sanción de 10 puntos.

En pocas palabras una gran actuación que lo pone en carrera para ser una de las favoritas del público.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *