La fiesta de Zíngaros

Araca volvió a ser la “bruta”, Cayó la Cabra peleará hasta el final y Bergoglios no pudo dar el espectáculo que esperaban. 

 

Autor: Gabriel Méndez

Fotos: Gabriel Zirolli (https://www.instagram.com/carnavalfuturo/).

 

Los Bergoglios

Luego de una prueba de admisión donde dejó la sensación que podían presentar un espectáculo competitivo los liderados por Claudio Ramos regresaban al templo de momo para intentar entrar en competencia.

Lamentablemente para sus intereses no lograron atrapar a una platea que fue indiferente a la actuación del conjunto.

Los textos no tuvieron el rendimiento esperado y eso conspiró para que no pasaran una buena noche.

En este caso las interpretaciones superaron largamente a los guionado y vale la pena destacar el enorme esfuerzo de un plantel con mezcla de veteranía y juventud que dejó todo lo que tenían para pelearla con las escasas armas que poseían.

La segunda humorada fue estrenada esa misma noche y el ritmo no fue el mejor además,  se produjo algún olvido de letra, entradas a destiempo y pistas desajustadas.

En resumen una noche para el olvido que con el recorrer de actuaciones barriales podrá estar a otro nivel en la segunda rueda.

 

Araca la Cana        

Luego de varias temporadas en el más absoluto ostracismo la murga del Paso Molino regresó al Ramón Collazo con un espectáculo como hacía años no tenía.

Muchas dificultades pasaron estos muchachos en el armado del mismo. Cambios de componentes, falta de recursos económicos y una relación muy tirante con la dirección del conjunto.

Araca salió a hacer tablados con un vestuario de años anteriores pues, el de esta temporada  recién llegó 24 horas antes de la presentación en el concurso oficial.

Todo este panorama no hizo más que motivar al grupo para dejar la mejor actuación posible y el público se lo agradeció con una ovación al finalizar la misma.

Un coro que sin ser de los más virtuosos de este año cantó en forma ajustada, con buenos arreglos y una musicalidad bien variada.

Mariano Solarich y Germán Silvera le pusieron la cuota de humor a un “medio” que está muy bien escrito.

Da gusto ver a esta murga en el nivel mostrado pues de redondear nuevamente en su segunda presentación puede soñar con estar entre las 10 elegidas para llegar a las finales.

 

Zíngaros      

Cuando este conjunto llega al Ramón Collazo todo se transforma en alegría y color.

Defensor del título “Los Gitanos” no escatimaron en gastos a la hora de la producción y la apertura de telón fue la más impactante que se vio hasta el momento.

Una escenografía maravillosa que emula los tablados de antaño con muñecos que se mueven y un colorido bien pensado.

Los solistas rayaron a gran altura dándole un ambiente musical tremendamente disfrutable.

Otro punto alto es el vestuario que luce maravilloso en las puntas del conjunto y aporta mucho en la visión global del espectáculo.

Destacar la labor individual de Luis Carballo y Ledys Araujo quienes no midieron riesgos a la hora de “mechar” en busca de la risa.

Evidentemente su gran tema son las parodias, una conocida (El Padrino) y la otra versionando el tema de Jaime Roos, Colombina.

El rendimiento de las mismas es directamente proporcional a las carencias de un texto que no tiene contundencia y solo el talento de sus intérpretes permite mejorarlas.

Un show imponente de un conjunto que en los rubros técnicos está muy fuerte pero por el reglamente de esta temporada puede llegar a sufrir más de lo que pensaba.

Igualmente querrá revancha lo antes posible para demostrar que está de pie y con chances de buscar su objetivo primario.

 

Cayó la Cabra

Ya es una murga grande de nuestro carnaval no solo por lo que vienen demostrando año tras año sino cuando se convencieron que el camino para lograrlo era otro al que ellos tomaron en sus primeras temporadas.

Una producción impresionante de vestuario, maquillaje, escenografía, ambientación lumínica hacen de este espectáculo, un gran show murguero.

El grupo arranca cantando por debajo de sus posibilidades pero,  rápidamente se acomoda y rinde notablemente en casi todo momento.

Su texto es de los mejores que pasaron hasta el momento y en un año “flojito” de letras es una ventaja nada despreciable en favor de este conjunto.

La murga crítica en los momentos que entiende debe hacerlo e ironiza en la mayoría del resto dándole, un clima de alegría a la función.

Destacar a Maxi Tuala quien nuevamente se comió la cancha con ocurrencias permanentes y apoyado por Lucas Pintos que además de estar muy atento al coro seguía de cerca cada parlamento de su compañero.

Otro destacado fue Pablo Porciúncula quien tuvo un regreso soñado al reino de momo demostrando que es un solista de nivel.

Un tremendo año de este conjunto que se quedó con la sangre en el ojo la temporada pasada y quiere buscar revancha aunque tiene rivales que le harán difícil la tarea.

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *