La Mojigata sacó pasaporte

Cyranos recuperaron el nivel, Metele que son Pasteles mejoró muchísimo y La Martingala no tuvo su mejor noche.

 

Autor: Gabriel Méndez

Fotos: Gabriel Zirolli (Galería completa de fotos en https://www.instagram.com/carnavalfuturo/).

 

La Martingala

Hizo una muy buena primera pasada en el concurso oficial y la esperábamos con mucha expectativa para ver si podía terminar de plasmar (en esta segunda rueda un) espectáculo digno de las finales.

Lamentablemente para sus intereses no tuvo la contundencia necesaria y si bien posee un texto más que interesante, las dificultades en el coro y fundamentalmente en alguno de sus solistas le quitó contundencia.

Un espectáculo bien pensado con mucha ironía y algunos mensajes que dan para la polémica, algunos de sus pasajes no se condicen con la realidad que vivimos.

De todas maneras es una murga que se superó muchísimo con respecto a sí misma y la anterior participación hace un par de años.

Buen entorno, clima festivo y disfrute entre sus integrantes es su mayor virtud.

Creemos que no tiene posibilidades de llegar a las diez finalistas pero igualmente cumplió con el objetivo de decir lo que tenía para decir y lo que quería decir.

 

Metele que son Pasteles

Había dejado la sensación de que tenía mucho más para dar y que en su primera pasada no había logrado sacarle todo el jugo a un interesante libreto que había rendido por debajo de sus posibilidades.

En esta segunda ruedo todo cambió, la murga fue en busca de Pablo Riquero que, si bien estaba fichado no había participado en su primera pasada.

El cambio se dio por Leonardo Anchustegui, pasando Danilo Rivera (quien dirigió la murga en la primera rueda) al coro.

Si bien no mejoró ostensiblemente la parte vocal, notamos una energía distinta y una mejor comunicación de este texto que,  tiene pasajes memorables.

Obviamente no mantiene un nivel parejo en todo el recorrido del show (sino estaría para ganar) pero al mejorar la trasmisión del libreto se hizo menos tedioso que en su primera pasada.

En resumen una buena función de este título que,  a nuestro entender ya no depende de sí mismo  para clasificar y tiene rivales que poseen buenas armas también. De todos modos no nos asombraría que esta remontada le dé chances.

 

Cyranos      

Los tricampeones de la categoría tenían claro que su primera función en el concurso oficial no fue la mejor que podían dar.

El rodaje por los escenarios barriales y algunos ajustes en sus cuadros permitieron que, en esta oportunidad todo saliera como ellos lo tenían preparado.

Un show que funcionó en el ritmo justo, una orquesta que tocó para el espectáculo y no para autocomplacerse sumado a solistas que demostraron su capacidad interpretativa dieron el marco para el disfrute pleno de esta propuesta.

Un conjunto que indudablemente cambió en relación al sus últimos años, la individualidad está más marcada y sacan provecho de sus figuras por encima de lo colectivo.

“Las Lechuzas” nos pasean por varios cuadros con rendimiento dispar pero, siendo efectivos en los momentos precisos.

Increíblemente una de sus carencias es la puesta en escena donde la soledad de los actores (tal vez buscada a propósito) hace que el pequeño bosque creado con la escenografía,  parezca el Bosque de Merlín en la Britania Francesa.

Un gran trabajo en esta segunda pasada de este conjunto que,  no anda con medias tintas y se prepara para llegar a las finales con todo preparado para presentarle batalla,  al que se le ponga enfrente.

 

La Mojigata

Otras buena pasada de la murga por el Ramón Collazo que volvió a demostrar que está en otra buena temporada.

Cuando un conjunto se instala por más de un año en la liguilla obtiene un status que otros no poseen. A esta murga le costó mucho consolidarse entre las finalistas pero lo está logrando con pasos lentos pero seguros.

Desde hace tres temporadas (cuando regresó al carnaval) fue encontrando caminos que lo acercaron a la competencia real y esa apuesta le comenzó a dar frutos.

Sin perder su esencia,  la murga fue mejorando desde el punto de vista vocal lo que permite una comunicación más clara de lo mucho que siempre dijeron sus textos.

Cada temporada decimos “es difícil compararla” y si es difícil pues no tiene la estructura tradicional de un espectáculo murguero aunque,  ya se hace previsible el propio.

Esto no es un demerito en lo más mínimo,  es una marca que el grupo viene imponiendo y les está dando resultado.

Esta temporada tiene todo lo que se le puede pedir a una murga pues en su estilo y su forma de expresar tienen humor, ironía, sátira, critica de actualidad, reflexión y poesía.

Indudablemente no estamos frente al espectáculo que va a ganar la categoría (por lo menos para nosotros) pero si,  ante una de las más interesantes propuestas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *