Araca la Cana se reencontró con su gente

La Clave busca liguilla, Valores sorprendió con gran remontada y Los Bergoglios no pudieron mejorar su primera pasada.

 

Autor: Gabriel Méndez

Fotos: Gabriel Zirolli (galería completa en https://www.instagram.com/carnavalfuturo/).

 

Araca la Cana

Es una institución dentro del carnaval, su historia, su compromiso y su lucha han sido inspiración para muchos que la precedieron.

En los últimos años pasó por un proceso que la llevó a terminar en el último lugar de la tabla y hasta perder una prueba de admisión.

Las nuevas generaciones no se veían identificadas con el título y los viejos “hinchas” de la murga lentamente se alejaron de las tribunas.

En esta temporada eso cambió, la murga está en un muy buen año y en su primera pasada por el Ramón Collazo fue la gran sorpresa de la categoría.

Cuando volvió a concursar viejas banderas olvidadas en un altillo volvieron a relucir en las gradas del templo de Momo.

Fue el reencuentro con su gente, viejos militantes de la vida que regresaron a ponerse la azul y amarilla en el pecho luciéndola con orgullo.

La murga respondió a lo mostrado anteriormente y en esta oportunidad agilizó su espectáculo sacado el mejor rendimiento al mismo.

Una noche inspirada de este grupo que pasó muchas vicisitudes para presentarse decorosamente y la rebeldía del plantel se transformó en canto libertario y comprometido.

Una noche volvió “La Bruta” para alegría de su gente, se plantó como murga grande y ahora espera que el jurado la deposite en la liguilla. Méritos tiene y de sobra.

 

Valores

 

Trascurre su primera temporada en la competencia a pesar que es un conjunto que tiene algunos años dentro del mundo comparsero.

En su primer pasaje por el Templo de Momo mostró algunas virtudes que dieron para ilusionarse aunque el show no había rendido al 100%.

En esta oportunidad se ajustó el espectáculo, llegó con más rodaje y nos regalaron un show candombero de alta factura.

La segura rueda sirve para eso y este novel grupo aprendió rápidamente los secretos del concurso y trabajó la escena con una solvencia que no presentó en la anterior función.

Rubros cuidados al mínimo detalle, orquesta tocando en los volúmenes adecuados y gran noche de sus solistas fueron la tónica de un espectáculo bien resuelto.

El cuerpo de baile pudo cumplir con su cometido en forma destacada, variaciones de ritmos (sin perder esencia), participación permanente en escena y aporte a la puesta marcada.

En resumen una buena función de esta comparsa que tiene todo como para poner nervioso a más de uno de los grandes títulos pero a veces en carnaval el derecho de piso se paga con lágrimas de frustración. Ojalá podamos verla de nuevo, eso si el jurado aplica el reglamento correctamente.

 

Los Bergoglios     

Volvieron a la competencia luego de una primera rueda para el olvido.

Los liderados por Claudio Ramos no pudieron mejorar lo presentado en aquella oportunidad y solo podemos destacar la entereza del plantel que luchó con un texto que de humorístico tenía muy poco.

Un estilo de humor caduco desde hace muchos años que,  volvió a fracasar como era previsible de antemano.

La categoría evolucionó hacia otro tipo de espectáculos, más dinámicos, con cuadros cortos y efectivos además de ser menos dependiente de sus individualidades y teniendo una historia para contar.

Este grupo no pudo encontrar esa fórmula y sus autores recurrieron a recursos que expusieron al grupo al ingenio y creatividad de los intérpretes.

Simplemente desearles mucha suerte y que podamos volver a verlos en un nivel aceptable.

 

La Clave

Una murga acostumbrada a codearse con buenas posiciones finales incluso hace un par de temporadas pudo legar a levantar la copa más grande.

Volvía al concurso para dejar claro que sus intenciones son las de regresar a esos lugares de privilegio y encarar las finales del concurso como una de las referentes.

En esta oportunidad mejoró en parte el sonido de la batería que acompaño de mejor manera a un coro que no pudo rendir de la manera que lo hizo en la primera rueda.

Humildemente nos parece que el “fraseo” de la murga es lo que dificulta la perfecta comprensión de un texto con mucha información que a veces se pierde por ese motivo.

El espectáculo está bien pensado y tiene aciertos textuales en casi todos los momentos pero, es su comunicación lo que le hace perder contundencia pues uno no termina de digerir una cosa y ya cantaron tres o cuatro más.

En cuanto a la producción de este show podemos decir que es impecable desde todo punto de vista, el vestuario, la escenografía, el trabajo lumínico y la ambientación lograda es simplemente de las mejores en esta temporada.

Creemos firmemente que estará en la liguilla pues es una murga que tiene casi todo para lograrlo aunque meterse entre las que definen es otra cosa.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *