Cyranos quiere quinquenio

Cyranos, un espectáculo que quedará en el mejor recuerdo.

Curtidores de Hongos en muy buena noche, La Compañía mostró un  buen espectáculo y la comparsa Integración no pudo redondear una buena noche. 

Autor: Gabriel Méndez

Fotos: Gabriel Zirollihttps://www.instagram.com/carnavalfuturo/

Integración

Le tocó abrir la categoría de negros y lubolos en esta temporada donde solamente cinco participantes estarán concursando (cosa que preocupa y mucho).

Los liderados por Florencia Gularte y Héctor Manuel Suárez presentaron una historia fácilmente comprensible pero que no logra atrapar a los asistentes.

Los intentos individuales parecen no alcanzar en este caso y todo se torna un poco caótico en el escenario.

Se confunde la puesta en escena con gente en escena (algo que ocurre muchas veces en carnaval) no cumplen ninguna función, no aportan nada y solamente caminan el escenario porque alguien les dijo que lo hagan, no hay comprensión escénica y mucho menos composición de personaje.

La parte musical es el fuerte de la comparsa con una banda que suena muy bien aportando un agradable entorno al espectáculo.

Los solistas cumplen bien con su tarea y la cuerda de tambores también tiene un nivel muy alto.

Correcta escenografía (muy funcional por momentos) y un vestuario que cumple básicamente con el cometido.

Indudablemente no es el año para que Integración se meta en la pelea (aunque no vimos nada todavía) pero, solamente por antecedentes y planteles la vemos alejada de la pelea. Seguramente la segunda rueda le sirva para mejorar.

La Compañía         

Mostró virtudes en varios aspectos pero debilidades en otros que a la hora de la competencia le pueden dar algún dolor de cabeza.

Comencemos por las virtudes. Tiene un muy bien cuerpo de baile que, ejecuta lo planteado por el coreógrafo de forma notable interpretando la escena y el libreto de las canciones en forma genial.

Cuenta con un libreto interesante que cuando busca el humor lo consigue pero se hace muy potente cundo el conjunto se compromete en temas serios.

Tres actores de nivel que le dan vida a una historia bien contada y notablemente interpretada por estos talentosos que le sacan todo el jugo posible al libreto.

Cuenta con una banda musical que es de las mejores que se ven en carnaval y conmueve por momentos en sus ejecuciones.

Valeria Lima se roba la escena y literalmente se canta todo siendo un placer escucharla.

La escenografía es funcional al espectáculo y permite jugar con distintos planos lo que ayuda a la puesta en escena.

En cuanto a sus puntos débiles diremos que si bien el vestuario cumple la función no tiene el brillo que se acostumbra en esta categoría aunque tiene elementos artesanales muy interesantes.

Es tan imponente la figura de Valeria que el resto de los solistas están absolutamente opacados y se nota muchísimo el desnivel entre una profesional de primer nivel y sus compañeros.

En resumen un buen año de este título que pretende estar en la pelea y tiene armas para hacerlo, será cuestión de verlos en la segunda rueda a todos para tener una real perspectiva de cómo será la definición.

 Cyranos                 

Tiene como meta lograr un quinquenio en la categoría humoristas y por lo demostrado en la quinta etapa la cosa parece más sencilla que al comienzo del certamen. 

Arrollador por donde se lo mire, risas, ironía, trabajo colectivo en fin un montón de ingredientes que hacen de este espectáculo uno de los mejores de la temporada y favorito desde ya para ganar su categoría.

El grupo buscó cosas diferentes basándose en el sistema que le dio buenos resultados, aprovechan cada instante para conseguir la risa y cuando se ponen serios dicen mucho hablando poco.

Una catarata de pequeñas escenas que le dan dinámica, frescura, ritmo, color, buena música, excelentes interpretaciones y clima festivo.

Cuando cantan en coro se nota la mano de su arreglador (además tienen dos temas inéditos creados por Martin Angiolini) y los solistas rinden notablemente.

El vestuario, la escenografía, los elementos de utilería y un trabajo de iluminación notable para un show imperdible.

En resumen este grupo es el referente de la categoría y va muy firme en busca de su meta la cual solamente el humorista que falta (solo porque no lo vimos) le puede arrebatar.

Curtidores de Hongos

La decana de las murgas participantes regresó al Ramón Collazo con el firme propósito de poner su rica historia en juego.

La murga se planta firme desde el comienzo y su coro logra el mejor rendimiento que vimos hasta el momento en la categoría. 

Un libreto interesante que maneja muy bien las emociones y logra transmitirlas.

Rodrigo Guillenea y Mauricio Ripoll hacen una dupla muy atractiva pues se complementan notablemente para interpretar los personajes.

La batería es un show aparte, son tocadores profesionales y se nota a la hora de acompañar a ese notable coro.

Buen vestuario, excelente ambientación y un buen trabajo de lucen hacen de este un show más que interesante.

Sin dudas un buen año de la “murga polenta” que quiere estar arriba y si bien falta mucho, mostró sus cartas y tiene una buena mano.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *