Dos murgas que se copan

Arrancó la liguilla y el Ramón Collazo siguió con demasiado cemento a la vista
LA CAYETANA
Desde que la vimos por primera vez nos dimos cuenta que estábamos frente a un tremendo espectáculo al que no le falta nada.
La segunda rueda fue la confirmación de esa imágen y en la liguilla definitivamente comprobamos que perfectamente puede pelearle a las referentes.
La murga tiene un libreto contundente que busca el humor consiguiendolo en cada oportunidad.
La crítica es sin concesiones y no se salva nadie del popurrí criticón.
El cuplé de las monjas es sublime, candidato a convertirse en uno de los ternados a la mención.
Las puntas tienen poesía y la calidez interpretativa que requiere el libreto.
Que decir de la puesta en escena? Sin dudas es de las mejores que pasaron por el teatro de verano, utilizando el espacio, la iluminación y los diferentes planos de altura en forma brillante.
En resumen un título que va a lograr su mejor ubicación histórica y puede escalar hasta posiciones que ni ellos mismos soñaban antes del inicio.
LOS ROLIN
Tuvieron en la liguilla su mejor función, todo lo que tiraron les funcionó y eso no es poca cosa en una categoría dónde el humor faltó sin aviso.
El conjunto de Martín Prado aprovechó una noche encendida de Leo Perla que demostró su capacidad de resiliencia y poniéndose el show al hombro contagió a sus compañeros.
Otro que entró maravillosamente bien fue Nicolás Avoletta que apoyó al encargado del hilo conductor.
Un plantel que sin presiones se divirtió en el escenario y eso creo una buena comunicación con la platea.
Si las tres ruedas de este conjunto hubieran Sido como esta última, estábamos hablando de un candidato al primer premio.
Lamentablemente sus propios errores lo dejan (en principio) fuera de esa posibilidad salvo que el gran favorito tenga una mala noche.
Se reivindicó con su mejor tradición y termina la temporada con mejor sabor de boca, todavía puede aspirar al segundo lugar del podio.
LA TRASNOCHADA
Fué la murga que más nos gustó en la primera rueda, su forma de plantear el espectáculo, su canto y sus textos nos habían convencido en aquel momento.
En la segunda rueda no fue tan precisa como en el debut y a todos nos dió la sensación que aquella contundencia no era tal pues perdida la sorpresa empezamos a encontrar algunos altibajos que no notamos anteriormente.
Es una murga grande, con oficio y experiencia, un grupo sólido que está convencido del camino y busca convencer al resto.
Atropella cantando aunque no tiene la versatilidad de otros pone lo que hay que poner en pos de su objetivo.
Está murga quiere ganar siempre, no soporta otro resultado que no sea ese y va a dejar todo en el escenario.
Puesta en competencia le vemos algunas debilidades que la pueden hacer perder pie con sus rivales aunque pueden lograr cosas increíbles en su larga caminata rumbo al único objetivo que se plantea.
No rompan los boletos porque puede sorprendernos logrando cosas importantes.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *