Metele que son Pasteles hará historia

Metele que son Pasteles marcó un hito en la historia murguera.

Zíngaros volvió al buen camino y Valores tiene los textos más interesantes de la categoría de negros y lubolos.

Autor: Gabriel Méndez

Fotos: Gabriel Zirolli https://www.instagram.com/carnavalfuturo/

Valores

Cerró la categoría de lubolos que tuvo una temporada no muy contundente.

Las temáticas elegidas en esta oportunidad tuvieron a la muerte rondando en casi todos los espectáculos. 

En el caso de esta comparsa tiene el bálsamo de buscar el humor y lograrlo en todo momento, la actuación formidable de Roberto Romero permite que esa veta se explote en forma correcta.

Musicalmente tuvo problemas con los planos de sonido y el coro se fue perdiendo entre el sonido del bajo y algunos vientos aunque, en esta rueda funcionó mejor.

Los solistas si pudieron desarrollar la tarea de forma correcta y sus interpretaciones lograron llegar a la platea de forma comprensible.

El cuerpo de baile trabaja correctamente con coreografías básicamente candomberas sin mayores “firuletes”.

La cuerda de tambores es de las mejores de la temporada y se hacen sentir cuando se adueñan de la escena.

Su debilidad son los rubros accesorios o de producción integral ahí esta comparsa da ventajas grande con relación a sus rivales y eso le quita posibilidades de pelear por el título.

En pocas palabras una buena temporada de esta novel comparsa que en su segundo año logró meterse en la liguilla y escribir su nombre en la historia moderna del carnaval uruguayo.

Metele que son Pasteles            

Disfruta de la mejor temporada de su historia, llegó al Ramón Collazo con 71 presentaciones barriales (para tener una idea el año pasado cerró el carnaval con 49).

Su espectáculo genero una adhesión importante de quienes creemos que hay que resistir los embates que seguramente haga la derecha. 

La murga cantó lo que muchos necesitábamos escuchar y el resultado no podía ser otro… la ovación.

Con la escusa de una sitcom de los 90 la murga nos va llevando lentamente a recordar cómo era esa época de neoliberalismo descarnado, de pérdida de derechos laborales, de libre mercado y privatizaciones a troche y moche.

La critica a los medios hegemónicos que generan sensaciones de miedo para luego utilizarlos en su discurso individualista esta a la orden del día y este grupo lo hace de frente nomas.

Obviamente a la hora del concurso dan ventajas,  en el canto fundamentalmente se nota la enorme diferencia con sus ocasionales rivales.

Parar a 4500 personas en el final del cuplé es algo que no se vio hace mucho tiempo y este grupo de muchachos lo logró y cuando terminó de cantar la tribuna hizo lo suyo al grito de “Si esto no es el pueblo… El pueblo donde está”.

Momentos que quedaran por años en el recuerdo de quienes tuvimos la suerte de estar presentes en el momento que una canción de murga quedará como himno de resistencia por muchos años y se recordará durante mucho tiempo.

¡Salú Pasteles si la cosa se pone dura, estaremos a la talla!

Zíngaros                                                     

Muchos esperaban a este gran conjunto pues la cosa está muy linda en la categoría.

En su segundo pasaje decíamos que lamentablemente para sus intereses no había logrado mantener el gran nivel de la primera pasada, luego nos enteramos que sufrieron algunos problemas de sonido que les impidió escucharse entre ellos. 

En esta oportunidad no hubo esos problemas y cuando el conjunto salió se lo notó concentrado en lograr la mejor función.

Un espectáculo con momentos interesantes dos parodias diferentes que apuntan a cosas diferentes pero que se juegan a mostrar algunas miserias humanas propias de esta y otras épocas.

En Notre Dame, la discriminación, la intolerancia y una gran reivindicación a la mujer, en Arrugas el calvario de los ancianos, la soledad, el alzhéimer y hasta la codicia.

Las historias están bien contadas y bien cantadas, sorprende la escasa participación de Cinthya Patiño una humorista nata que no es explotada en forma eficiente y se limita a algún dialogo secundario.

Walter “Cucuzú” Brilka y Jorge “Pollo” Medina tienen los papeles principales y logran ponerse el espectáculo al hombro con muy poco aporte del resto del plantel.

La producción es impecable como siempre con un vestuario que es de los mejores que vimos en la temporada.

Hay que recordar que este título venía de una de sus peores temporadas incluso, quedando fuera de la liguilla, ahora volvió a codearse con sus pares y meterse en la lucha por un premio que aparentemente pelearán otros.

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Ruth dice:

    “La murga cantó lo que muchos necesitábamos escuchar y el resultado no podía ser otro… la ovación.” LAMENTABLE!!! HÁGASE RESPONSABLE DE LO QUE SIEMBRAN, POR UN APLAUSO FÁCIL. ESTO NO ES ARTE…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *