Camilo Fernández cuenta la historia de “Maniquí”, una audaz retirada

Camilo Fernández, Cayó la Cabra

Escrito por Luciana Bigliante 

La nota y la imagen fotografía pertenecen al diario La República. Publicado el 19 de agosto de 2018

El autor de esta retirada de Cayó la cabra 2014, cuenta muy bien, la historia, de una frase que rondaba su cabeza y lo divertía, y un día esa frase fue canción y con ayuda de la magia musical, fue retirada de carnaval, pero más allá de las peripecias, de la historia en sí, esta retirada invita a pensar, y cuestionar, si somos felices, siendo quienes somos, o que estamos dispuestos a perder por miedo a enfrentar lo que viene, que nos puede ir mal, pero peor es ver pasar la vida quietos, siempre en el mismo lugar.

“El riesgo que uno está dispuesto a asumir, es inversamente proporcional, al grado de felicidad que se va a experimentar” (Camilo Fernández, Murga Cayó la cabra).

“La retirada maniquí de Cayó la cabra es del 2014, en principio no iba a ser una retirada, simplemente era una canción mía, era una canción que tenía ahí…. Y pensé que de repente podía ser una linda canción final y cuando la termine y se la mostré a los gurises y Emi (Emiliano Bermúdez) me dice: agrégale una bajada y la hacemos retirada y terminó siendo la retirada de cayo la cabra 2014.

Y la iba haciendo a medida que iba al trabajo, me acuerdo que tenía un trayecto bastante largo donde era la parada del bondi y mi laburo. Yo trabajaba en una agencia de publicidad en el Buceo, y me bajaba frente al Montevideo shopping y ahí tenía que caminar varias cuadras y en ese trayecto iba haciendo la canción.

Y yo estaba en un momento en el que me quería ir de la agencia de publicidad y un poco habla de eso la canción, por momentos habla de eso, de lo que sentía ahí, me sentía un poco atrapado, del deseo de salir de ese lugar.

Y la canción vino con melodía, tenía como esa estructura de melodía, esa estructura musical, y lo que hicieron los que saben de música, fue complejizarla un poco, embellecerla. Ellos le ponen la magia, yo simplemente la mando cantada en un audio, yo se las canto y ellos la pasan a acordes y notas, esto para acá, esto para allá… la arreglan musicalmente, el mérito es de ellos.

Como ese año hablamos de la moda en la murga, me empezó a cerrar que la retirada fuera un maniquí que se escapaba de su vidriera, que así arranca la canción, que de hecho esa frase me pareció muy divertida y por mucho tiempo solo tuve esa frase, tuve la primer cuarteta suelta mucho tiempo, y de repente seguí escribiendo la canción con frases que ya tenía guardadas, y venia de un viaje por Europa donde había anotado muchas frases que también las metí ahí, entonces es como un collage que fue agarrando sentido, o jugando a favor, de ese sentido que le quería dar.

Lo que quiero decir, es que al principio, la frase “un maniquí se despidió de su vidriera”, no empezó siendo lo que iba a ser o lo que termino siendo, yo no hice el paralelismo “maniquí/yo-vidriera/agencia de publicidad”, a mí la frase me divertía y no sabía para que, si para un corto animado, para un chiste, no sabía bien que era, después a medida que yo caminaba de la parada al laburo fue adquiriendo ese sentido.

La canción cuenta cómo se va de ese lugar, cuenta los pesares que tiene al irse de ese lugar, sal salirse de la famosa zona de confort, cuenta que le puede ir muy mal también, se da cuenta que tiene mucho miedo, y después va pasando por algunas cosas que yo veía, amigos o familiares, situaciones de pareja que uno veía, no va a durar mucho… es más miedo a estar solo que amor, sin juzgar, observaciones que iban saliendo y entraban en la canción, era un buen contenedor para frases sueltas, porque yo le podía adjudicar al maniquí que vio una cosa o que vio tal otra, y que pensó tal cosa, entonces, era fácil meter cosas que ya tenía anotadas.

Y la frase “¿cómo sería el si fuera él?” creo que sostiene toda la canción, si bien es linda la historia, la murga hace esa pregunta en un par de ocasiones, es como una especie de estribillo, y me parece que esta parada ahí toda la canción.

Porque es fuerte esa frase, como que concluye bien, es como:” ¿ah me estabas diciendo todo esto para hacerme esta pregunta? Ta, está bien acepto”, acepto la historia, te genera esa cosa de que cerro, de que es redondo, que es una ilusión, pero lo genera.”

Un maniquí se despidió de su vidriera
Quiso ser parte quiso dejar de mirar
Se fue a buscar a otro lugar la primavera
Donde no empañe un vidrio cuando quiera respirar
No quiso dejar para después su último sueño
Quiso cambiar el mundo y empezó por él
Quiso romperse, quiso arreglarse solo
Con todas sus etiquetas hizo un barco de papel
Quiso tocar el brote que entre baldosas
Tuvo la insistencia de crecer
Ya se pasó toda la vida en pose
¿Cómo sería él si fuera él?
Era un una cometa una frase sin cuarteta
Buscando su lugar en este vals
Era un unicornio feo burlándose del trofeo
Que a él nunca le iban a entregar
Ser distraído era su amuleto era su túnel secreto
Para escapar de todo dos por tres
Con tal de no aceptar peros pudo hasta tocar el cielo
Jugando a la rayuela alguna vez
Vio mil historias ahogándose en pactos de silencio
Cuando el miedo a la soledad se disfraza de amor
Supo también que cuando están las puertas abiertas
es mucho más difícil dejar la prisión
Ya se pasó toda la vida en pose
¿Cómo sería él si fuera él?
Dicen que al pasar el tiempo se sintió desamparado
puede ser muy grande el mundo cuando salís a buscarlo
y lo salvó recordar lo que había pensado siempre
nadie puede arrepentirse por haber sido valiente
entonces le tocó el hombro una niña de ojos nuevo
y lo llevó a pisar charcos bailando en el aguacero
se contaron los sueños y se reconocieron
jugaron por jugar y cuentan que se convencieron (de que es por ahí)
se contaron los sueños y se enamoraron
se miraron distinto como siempre se miraron
entendió que había encontrado el corazón que buscaba
siempre lo tuvo en el pecho solo que no lo escuchaba
lo último que se sabe de ellos
es que nadie supo más nada (x3)
Adiós adiós llegó el final
Se va la murga una vez más
Y el niño que fuimos anteayer
Pasa a buscarnos para salir a jugar otra vez
Adiós adiós adiós se va
No hay mochilas que cargar
Desde el renglón más remoto de alguna ilusión
Renace una canción final
Falsas cornisas que bajo tus pies
Te paralizan y no son verdad
Hay donde pisar solo si probas
Dar un paso más
Adiós adiós (adiós, adiós, adiós)
Se va la murga y hasta el otro carnaval
Ya se retira cayo la cabra
Deja su voz al partir
Hay que empezar a dejar de cumplir
Ser lo que no sos, no vale la pena
Canta cayo la cabra
canta para volver
Y si la vida es una anécdota fugaz
Es revolución disfrutarla mas
Adiós adiós
Carnaval.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *