Volvió La Catalina, volvió la magia

Sociedad Anónima demostró todas sus cualidades, Integración y Madame Gótica tienen que mejorar.

Autor: Gabriel Méndez

Fotos: Gabriel Zirolli  (https://www.instagram.com/carnavalfuturo/).

 

Madame Gótica

Luego de un muy buen año regresaba para demostrar que pretendía estar entre las finalistas.

La revista no tuvo su mejor noche dado que, algunas imperfecciones, pequeños baches actorales (propios de un conjunto que le falta rodaje) y una orquesta tocando en tonos muy altos no permitieron disfrutar a plenitud su función.

Un libreto dedicado a la niñez donde los cuadros humorísticos intentan robarle la risa al público y la cosecha de los mismos se da en pocas oportunidades.

El cuerpo de baile muestra ser dúctil en las ejecuciones propuestas por los coreógrafos de este título  y los cantantes  podrían lucir en mejor forma si la orquesta no los “tapara” tanto, el mejor cuadro ejecutado a nuestro criterio fue el tango.

Correcto vestuario, lo mismo la escenografía (que en esta categoría dan muchos puntos) y una iluminación que no dejó que nada se escapara al ojo del espectador.

En una categoría de solo cuatro concursantes, este grupo tiene que dar mucho más de lo que se vio en la jornada pues cuenta con grandes artistas que ya demostraron su valía en estos menesteres.

En resumen una noche que rápidamente tendrán que dejar atrás y prepararse para la segunda vuelta que será decisiva para sus intereses.

 

Integración

Nuevamente la comparsa de Florencia Gularte dio un lindo espectáculo. Los diálogos entre “el candombe” y “la música” son extraordinarios ya que nos dan una clase de historia altamente disfrutable y que se agradece sin dudas.

La actuación de Manu Echevarría dudo que sea igualada en esta temporada ya que mostró en todo momento presencia escénica, soltura y una calidad actoral absolutamente contundente.

Lola Acosta que en esta temporada trabajó de parteneire también aportó solvencia y la agregó experiencia y simpatía.

Nuevamente la orquesta tapó a los solistas (tema recurrente y que tendrá que ser revisado) y fueron contadas las interpretaciones que se escucharon con claridad, entre ellas destacar las de Luis Muniz en su vuelta al las tablas que levantaron los aplausos del público.

El cuerpo de baile cumplió su misión sin tener mayor destaque pues las vedettes de esta comparsa (Florencia Gularte, Lola Acosta y Paola Correa) se llevaban las miradas y  tienen mucha participación en el espectáculo.

La cuerda de tambores es otro de los puntos altos de una comparsa que tiene picos altos pero con carencias de infraestructura que pueden restarle posibilidades.

En resumen un muy disfrutable espectáculo que con ajustes y esperando las actuaciones de sus rivales veremos hasta dónde puede llegar. Es su mejor año.

 

Sociedad Anónima         

 

Es un conjunto grande de nuestro carnaval y como tal tiene la responsabilidad de brindar buenos espectáculos cada año.

Respondió al mandato de su propia historia con un show muy bien concebido desde el comienzo apostando a la risa y al mensaje en un año electoral.

Los liderados por Carlos Barceló no quieren dar ventajas técnicas y pensaron en cada detalle a la hora de armar la propuesta.

Este es un grupo que tiene vasta experiencia en temas del concurso y seguramente tomó debida nota de las falencias que lo alejaron del triunfo circunstancialmente y ahora vienen por reconquistar la gloria.

Momentos de alto impacto como ese “Haka criollo” que despertó la risa de una platea que le respondió mucho al conjunto.

Un aparte merece nuevamente la actuación de Cleber “Pato” Esteche, un personaje en sí mismo con un gran carisma y cada oportunidad en la que salió al micrófono metió un gol al ángulo.

En definitiva un gran año del conjunto maragato que se ilusiona con regresar a las viejas glorias y tiene argumentos como para creérselo.

 

Agarrate Catalina

Es el conjunto más esperado de esta temporada, carga con una mochila muy pesada que es su propia historia y el alejamiento de la fiesta de Momo en los últimos años.

Su retorno se produjo a tribuna llena y con muchas banderas que colgaban del alambrado del Ramón Collazo.

Ni bien se abrió el telón, el colorido ganó la escena y el canto de la murga fue claro potente.

“Los defensores de las causas perdidas” es un espectáculo concebido con el reglamento en la mano, todo lo que pide él mismo lo tiene, el conjunto nunca decae en el trascurso de la actuación.

Su bloque central cuenta con momentos donde el mensaje directo y la ironía se dan la mano dotando la murga de un discurso claro en su pretensión.

En un año electoral muchos pensaron que este conjunto iba a embanderarse con un partido político pero, dicen lo que tienen que decir contraponiendo las oposiciones en pugna sin entrar en discursos panfletarios.

La retirada es un homenaje a las murgas de La Teja que se jugaron en épocas difíciles del país lo que la dota de un grado de emoción increíble.

En pocas palabras un murgón por donde se la mire y se convierte en referente para sus rivales que son muchas y con pretensiones de amargarles la causa. Veremos como sigue esto que recién comienza.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *