Los Zíngaros están de fiesta

Zíngaros, el ave Fénix que regresa y va por más.

Doña Bastarda reiteró todo lo bueno mostrado en su anterior pasaje y la Revista House quiere amargarle el festejo a su acérrima rival. 

Autor: Gabriel Méndez

Fotos: Gabriel Zirolli https://www.instagram.com/carnavalfuturo/

House

Volvió al Ramón Collazo con el firme propósito de lograr posicionarse como la enemiga natural de la  bi campeona.

Un espectáculo maravillosamente producido con un despliegue de vestuario imponente y un nivel de sus cantantes que rosaron la excelencia. 

Una historia simple donde la excusa del accidente aéreo nos introduce en una serie de cuadros humorísticos y reflexivos que tienen suerte dispar.

El texto es uno de los problemas que le vemos a este espectáculo (casi todos en la categoría lo tienen) el mismo intenta… intenta pero en líneas generales no logra enganchar a la gente, la elección actoral y la puesta en escena ayudan bastante para que ese objetivo no se cumpla.

Dentro de los puntos fuertes que tiene podemos destacar la brillantez de sus solistas, ahí Alejandra Díaz, Nadia Suarez, Luis “Canario” Pereyra, Michael Cuadro y Facundo Benaprés conforman la línea más exitosa de esta categoría.

Otro punto alto de este conjunto es el cuerpo de baile liderado por Diego Rodríguez que en esta oportunidad lució incluso mejor que en la primera rueda a pesar de los problemas que tuvieron en escena (micrófonos apagados, vinchas que no funcionaban, etc.) lo que perjudicó pues un par de sus bailarines actúan y cantan también.

En pocas palabras, una revista que se posicionará en la tercera rueda como aspirante seria al título pero faltando un par de rivales y toda una rueda podemos decir que la recta final del certamen será apasionante.

Doña Bastarda      

Fue el conjunto que más rápidamente volvió al Teatro de Verano y a pesar de eso logró mantener un nivel de actuación que dejó posicionado a este título entre los mejores de la temporada.

La murga busca revancha después de un año donde apostó fuerte y lamentablemente para sus intereses una sanción lo alejó de las posibilidades de lograr cosas importantes. 

En este año los “superhéroes” juegan en el escenario sin mayores presiones y alcanzan un nivel satisfactorio debido al buen funcionamiento de su texto y un coro que transmite muy bien lo que se expresa en el papel.

La murga va de menos a más, pues desde el cuplé de la guerra para adelante es una aplanadora.

La despedida es de las más emotivas de este año, cantándole a los padres con una significación especial para nosotros pues sabemos que está inspirada en nuestro compañero recientemente fallecido Miguel Tuala.

Su hijo (Emiliano) letrista del conjunto logró plasmar una joyita que emociona a todos quienes estábamos en el templo de momo.

Rubros bien cubiertos, buena comunicación con la platea son los argumentos para que esta murga sueñe con estar dentro de las preferidas de esta temporada y esperar confiada no solo el pasaje a la liguilla sino la definición de la categoría.

Zíngaros                             

El conjunto de Ariel  “Pinocho” Sosa volvió al Parque Rodo con el propósito de  mostrar las fortalezas de su espectáculo, en los primeros 4,30 minutos de espectáculo y mientras se desarrolla la presentación se repite 16 veces la palabra “Zíngaros” desde el escenario, una técnica de marketing para fijar marca que siempre les funciona muy bien. 

En la primera rueda contamos como se desarrollaba  la arenga final y nuestras letras (en este caso) fueron interpretadas de una forma que no eran la correcta.

Hablamos de conjunto tenso y se entendió que estábamos diciendo que estaba “arrugados”. El estar tenso significa, concentrado, metido en la cosa, esperando con ansiedad el momento, todo lo contario a estar distendido que para nosotros significa, confiado, risueño, seguro y hasta podríamos decir que en la jerga carnavalera “canchereando”.

Bueno los Zíngaros en la primera rueda estaban tensos y en esta segunda distendidos.

Pasada la sorpresa vemos un conjunto que trabaja muy bien con dos figuras excluyentes y un par más que aportan lo suyo en roles totalmente secundarios.

Jorge “Pollo” Medina y Walter “Cucuzú” Brilka se roban el 99% de los aplausos siendo generadores del 99% del contenido humorístico.

En la segunda parodia se busca apuntar a otra cosa pues cambia radicalmente el tono con que se encara el texto volviéndose mucho más reflexivo.

Nuevamente las actuaciones de sus figuras principales encarando personajes serios pero, sin perder la cuota de humor necesarias.

La despedida es un derroche de brillo y color buscando la comunión con la hinchada más grande del carnaval que devuelve gentilezas en aplausos, gritos y demás manifestaciones de apoyo.

Para la liguilla vemos una definición  donde este conjunto es de los aspirantes serios al cetro dejando atrás el mal año que tuvo la temporada pasada.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *