Los Muchachos la terrajearon

Los Muchachos: La diversión es su norte y no lo olvidan.

Metele que son Pasteles paró a todo el Teatro de Verano con su lucha ideológica y Tabú pretende defender el título con fortaleza en los rubros.

Autor: Gabriel Méndez

Fotos: Gabriel Zirollihttps://www.instagram.com/carnavalfuturo/

Tabú

La bi campeona regresó en esta segunda rueda siendo la encargada de abrir la categoría.

Nuevamente el cuerpo de baile brilló en todo su esplendor, los cantantes fueron muy ajustados a la hora de interpretar y la banda es simplemente maravillosa. 

Un espectáculo que busca incluirnos en esa sociedad ficticia del Rock and Roll y lo hace planteando algunos axiomas que no son del todo claros.

Lo que falla es el texto, evidentemente seremos nosotros pero, en dos ruedas no pudimos comprender que se busca, pues no le vemos la resolución final.

Habla de libertad pero después en vigilada, habla de anarquismo pero hay roles, esos mismos que se niegan al principio pero, en fin, la interpretación es de excelente calidad con una Vicky Rodríguez que por  lejos es la figura del conjunto y de esta categoría (que el jurado elija a quien quiera).

Este es un titulo que no descuida nunca lo estético por tanto su vestuario, su maquillaje, su escenografía y el trabajo de luces es perfecto sin embargo, algunos pequeños errores humanos y de planificación no le permitieron lucir como lo hace permanentemente.

Ellos mejor que nadie saben que los detalles cuentan y nos imaginamos que serán los primeros enojados por lo  que le pasó. Tocados que se caían permanentemente, medias rotas por demás y en el final un bailarín que seguramente no encontró el short para ese cuadro y decidió entrar a escena con un bóxer.

¿Esto le quita posibilidades? ¡No, claro que no! Pero, son detalles a ajustar para la liguilla si quiere buscar el tri pues sus rivales están fuertes y cualquier falla puede costar puntos valiosos.

Metele que son Pasteles

Luego de sufrir un ataque pocas veces visto por los sectores conservadores de nuestra sociedad  debido al discurso utilizado por este conjunto en la temporada la murga volvió plantada desde otro lugar. 

Lo mejor que le podía pasar a “Los Pasteles” es ese ataque mediático ejemplos sobran de cómo un conjunto crece popularmente cuando se lo ataca de esa manera.

Agarrate Catalina cuando se decía que eran el brazo artístico del MPP, Cayó la Cabra y su eterna disputa con Tenfield y algunos más que en este momento y debido al cansancio no me vienen a la cabeza.

La murga sabía muy bien que ese era el momento de concretar su lucha en popularidad y se preparó para ello, acortó las partes que funcionaban menos y le dio dinámica a un show que logró su objetivo.

En la bajada que nos toca relatar en Carnaval del Futuro por 1410 AM decíamos que evidentemente es una murga que no canta como sus rivales y eso puesto en competencia era una dificultad grande pero, que el texto era de tal calidad que a pesar de eso tenía serias chances de convertirse en la gran sorpresa de la temporada.

Su espectáculo logró momentos de alto impacto que son devueltos en aplausos por una platea que terminó rendida a los pies de este conjunto.

Sin dudas creemos fuertemente que tiene meritos para estar en la liguilla pues no nos imaginamos terminar este carnaval sin  volver a emocionarnos nuevamente y cargar las pilas para la resistencia que se nos viene. Si los Partisanos tenían su himno éste (“Vamos a la plaza”) es el mío por los próximos cinco años.

 Los Muchachos                           

Categoría difícil la de parodistas y en una temporada donde hay tres espectáculos de alto vuelo con posibilidades de obtener el trofeo y estas dos ruedas serán definitivas. 

Los Muchachos fueron los primeros en llegar y dejaron la vara muy alta, su espectáculo funciona muy bien con una apuesta al humor increíblemente arriesgada pero logrando la efectividad necesaria.

Las historias están bien contadas pero no hay una apuesta a la excelencia literaria y textual sino como decíamos al humor liso y llano, se arman escenas en función del humor ajustándolas al original parodiado.

La interpretación es simplemente maravillosa en un elenco versátil y de altísima calidad artística.

Todos los que van a rematar un chiste lo hacen con solvencia y los papeles se dividen de forma correcta para que la mayoría tengan participación.

La producción es muy buena desde todo punto de vista, vestuario, escenografía y luces. La coreografía es otro punto alto del conjunto pues hay lucimientos en las parodias y en las “puntas”.

No apela a quiebres dramáticos en ningún momento, es una opción válida y diferente a sus dos rivales quienes si golpean por ese lado.

En resumen un gran espectáculo de este título que festeja sus diez carnavales con la ilusión de sumar su segunda estrella pero, para eso falta mucho todavía.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *