La Trasnochada en gran noche

Jardín del Pueblo mejoró bastante, Integración ajustó su espectáculo y rindió mucho más y Aristóphanes se despidió con mejor imagen.

 

Autor: Gabriel Méndez

Fotos: Gabriel Zirolli (Galería de fotos en https://www.instagram.com/carnavalfuturo/).

 

Jardín del Pueblo

La murga sanducera volvió al Teatro de Verano con la premisa de intentar dejar una imagen similar a lo que presentó en la primera rueda.

Basados en un coro que responde muy bien a las exigencias de los arreglos propuestos por Rafael Antognazza este grupo tiene sus mejores momentos cuando canta plantado y su mensaje es directo.

Las diferencias entre el carnaval del interior y el montevideano son importantes, el humor que campea en tierra adentro todavía conserva esa cuota de frescura e inocencia perdida hace años por los capitalinos.

Cuando la murga busca hacer reír por lo general fracasa pero, cuando busca llegar con un mensaje más directo o apela a la poesía la cosa cambia radicalmente.

Sus puntos altos además del coro es todo lo relativo a la estética pues se cuidó muchísimo ese aspecto.

Puesta en competencia creemos que con lo mostrado no le dará para estar entre las finalistas pero para ser su debut en el concurso, salvó con buena nota. Ojalá pueda regresar el año entrante.

 

Integración

La comparsa de Florencia Gularte está en su mejor año desde  que apareció a concursar hace algunos años.

La evolución de este título es permanente aunque la parte económica no le permite dar ese salto de calidad para entrar en competencia con las “grandes” de la categoría.

Los textos tienen pasajes de excelencia y las interpretaciones de Manu Echevarría y Lola Acosta son formidables aportándole calidez y calidad a cada cuadro presentado.

La cuerda de tambores también luce con tres vedettes que se roban las miradas, la propia Lola, Florencia y una Paola Correa que le dieron brillo al toque fuerte y preciso de los ejecutantes.

Los puntos débiles de la comparsa pasan por la puesta en escena que no tiene grandes marcaciones y la coreografía que si bien es ejecutada correctamente no llega al nivel de otras vistas este año.

El entorno estético de la comparsa tiene mucho de artesanal y si bien cumple con los requerimientos básicos de la propuesta textual no logra la brillantes que necesita en esta categoría para ser competitiva con sus rivales.

En pocas palabras un año más que disfrutamos de la comparsa en materia musical e interpretativa pero,  quedará lejos de las finales no por razones artísticas sino por temas de producción. Desde aquí saludamos el gran esfuerzo por poner una comparsa a competir con poco dinero y mucho talento.

 

La Trasnochada   

Genera una fiesta siempre que se presenta en el Ramón Collazo a concursar.

Desde su creación este título su dirección artística le dio una impronta propia que le permitió sumar adeptos año tras año.

En esta oportunidad no fue la excepción decenas de colaboradores bajaron del escenario para ocupar los lugares en la platea y alentar (al mejor estilo barra futbolera) al conjunto que devolvió esa fidelidad desde lo artístico.

La murga se planta como grande ni bien se abre el telón y su canto es fuerte. Su mensaje se hace oír con meridiana claridad y la platea devuelve atenciones con aplausos permanentes.

A nivel textual podríamos dividir el show en dos partes, la primera donde se introduce el mismo con una gran participación de Maxi Orta superando largamente los altibajos del texto e intentando con mechas darle humor al mismo.

Los últimos veinte minutos son una joyita, los lentes de la realidad, la editorial final y la despedida son sus puntos más altos.

La bajada es la mejor que se escuchó en esta temporada y la emoción brota por todos lados acompañados de un coro centenario que desde la escalera canta al unísono con todos los murguistas.

Un muy buen año de este título que buscará en la liguilla ocupar un lugar importante en el marcador final.

 

Aristóphanes

Regresó con algunos cambios en el espectáculo presentado en su anterior pasaje.

Algo de vestuario, algo de escenografía, algo de puesta en escena y alguna “mecha” que funcionó muy bien.

La primera parodia no logra el objetivo que se pretende, el humor llega en cuenta gotas, la historia se desvirtúa mucho para sintetizar la misma y buscar la risa (pocas veces conseguida) y las interpretaciones salvan las carencias textuales.

En la segunda todo eso cambia, este homenaje en tono de parodia al Movimiento Tacurú es de las mejores que se vieron este año.

Todo lo referente al Movimiento Salesiano, la cristiandad o parodias que apelan a la teología como referencia humana le sienta bien.

Evidentemente  su formación influye mucho en esto, sus creencias religiosas juegan un papel protagónico a la hora de concebir el texto.

Aquí hay un gran homenaje a este movimiento que hace años lucha por darles dignidad a hombres y mujeres que no tienen otras posibilidades por la marginación de una sociedad hipócrita que prefiere la mísera limosna a un trabajo digno para esos chicos.

El concurso es otra historia, la competencia es diferente y ahí este conjunto no tiene posibilidades de acceder a la liguilla pues las carencias en los rubros le hacen cuesta arriba este sueño pero, dicen que los milagros suceden, ellos esperaran eso.

 

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. María Inés Muñoz dice:

    Los escucho desde Miami.Todas las noches .La mejor bajada del carnaval La Trasnochada.Manden saludos…Son los mejores Carnaval del futuro.

  2. Carlos Lamarca dice:

    No embromes? Hay diferencia entre el interior y la capital? gran noticia, justamente los que estamos perdiendo el humor somos los de tierra adentro dadas las tremendas desigualdades que existen no solo en el carnaval. Abrazo a los hermanos de jardín del pueblo que con tremendo esfuerzo están concursando, personalmente creo que el año que viene deberían tratar de hacer carnaval en Paysandú y dejar que los capitalinos se autoalimenten de su humor evolucionado.

    • Cecilia dice:

      Hola, soy montevideana y me gustó Jardín del Pueblo. Pienso que las murgas del interior no deben copiar el “humor urbano”. Pinta tu aldea y pintarás el mundo. La Clave tiene su mejor momento cuando nos cuenta sobre las fiestas del interior y Jardín con sus pájaros. Que nunca falten!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *